Unas galletas que dan mucho juego

            Nunca deja de sorprenderme esa costumbre que tiene una gran mayoría de mallorquines, cuando van de viaje, de meter una bolsa de galletas de Inca -o Quelitas o galletes d’oli o galletes marineres– “por si acaso nos entra hambre”, “por si la comida no nos gusta”… De niña, junto…