Cuando no se tiene razón

Hace unos días inicié sin saberlo una romería por las calles de Barcelona. En ningún momento pensé que hacerme con un manojo de hinojo, incluso de hierbabuena, iba a resultar harto difícil. Entré en mi frutería de cabecera y, tras comprobar que en el lineal de las aromáticas sólo ofrecían albahaca italiana, cebollino, romero y…