Calabacines rellenos viajeros

  Me gusta comer fuera, pero no a cualquier precio o cualquier cosa. No me compensa el ahorro de trabajo si al cambio obtengo platos dudosos o mediocres… prefiero acostarme un poco más tarde e ir cargada con mi fiambrera de aquí para allá. Eso me recuerda aquel día en que tenía para comer calabacines…

Fresones con nata y coulis de fresón con romero

  Cuando era pequeña no me gustaban las fresas y punto. Ahora técnicamente siguen sin gustarme pero cuando llega la temporada, me frustra tanto el hecho de no comer algo tan bonito y apetecible a la vista que las compro y, tras un proceso de enmascarado profundo a base de marinamiento y nata –mucha nata…